Con los suyos… en su pueblo

A veces solo queda esperar. De eso se trata, de esperar. Esperar a que el proyecto que tienes encima de la mesa salga bien. Esperar a mover tu agenda para ver a ese amigo que vuelve por fin del extranjero. Esperar que el invierno acabe y el calor empiece a inundar cada habitación de tu…