RELOJ DE ARENA

El reloj anuncia las tres y cinco, y no he podido dormir nada, aún recuerdo el aroma de tu cabello, y ese ardor leve de tu mirada. Hay algo que me está matando, y no es el tiempo que pasa, es ese sentimiento que me golpea, que me hace prisionera de esta madrugada. Detente, pero,…