Sexta carta a ella

Simplemente nosotras, aquí estamos, como nunca pensé que estaríamos. Tú con el miedo de enseñarme el pasado trazado en tu piel, yo con las ganas de besarte tus temblores, de naufragar con besos por el mar de tus cicatrices. Y aquí estamos, desnudas en la voracidad de nuestro ser. Sigilo. Mero sigilo. Un roce con…

Quinta carta a ella

Todo ha cambiado. La sensación de nuestras vidas colisionando, el huracán de sentimientos que golpean mi estómago como el comienzo de una partida de billar. Me nublas, me enfadas, me desarmas, me vuelves loca… Todo ha cambiado. Tus besos quedan presos en los labios de mi tortura. Tu imagen, inamovible en cada uno de mis…

Cuarta carta a ella

Me enveneno. Me enveneno solo de tu imagen, de ese alcohol maldito de las dos de la mañana. Recados, decisiones inconscientes en otra discoteca descuidada. No sé cómo, pero lo conseguí, estoy ahí, a tu lado sin estarlo. Letras que ahora no logro escuchar, el roce de mis yemas en tu piel. Valor, instante predestinado…

Tercera carta a ella

¿Puede alguien desear tanto como yo te deseo a ti? Me quiebro con tu mirada, ambiciono cada palabra como náufraga en el desierto de la confusión. La música sigue encubriendo la derrota de lo que no puede ser. Mensajes, excusas, astucias que bailan al son de hallarte. Desapareces, vuelves, me confundes, entretienes mis pensamientos. Rompo,…

Todo

Miramos el silencio del pasado y creemos que lo vemos todo, pero la vida jamás es así, aunque lo imaginemos, aunque confiemos en ello. Y es que las cosas cambian, desaparecen o nunca existieron. Y pensamos que el todo es un sueño, burlando así el dolor del pensamiento. Y el tiempo se detiene, y ese…

Segunda carta a ella

Sigues ahí, mirándome… sin verme. Y yo, presa de tu presencia arropo la rutina de no tenerte. Sigo confundida. Pasos, lluvia, ruido de la noche que sucumbe a mis ansias. Los suspiros internos muerden el hambre cubierto de ensueños. Derrocho mis palabras en alcohol, en oídos de víboras que danzan a mi alrededor. Quiero tocarte,…

Primera carta a ella

El quebranto de un latido, recuerdo que retorna a mí como bumerán perdido. Cualquier sentimiento es cauteloso, velan a un nerviosismo disipado. El aire camuflado de aire, ese ruido en apogeo que pasa de puntillas de tu lado al mío. Tu sonrisa, desaliento instantáneo de apetito. Mi mirada, buscándote a escondidas entre conversaciones frívolas, entre…

No queda nada más

No queda nada más que tus recuerdos, silencio que subyace al silencio, manos temblorosas en desapego. No queda nada más que palabras derrochadas, miradas que dejaron ya de mirar, simple música abandonada de jazz. No queda nada más que lágrimas perdidas, luz que atravesó noches y días, sueños que cayeron en perennidad. Tú, yo… No…

Tal vez

“Por más que busco tu mano, por más que me aproximo, más lejos me encuentro de ti, déjame descubrir el sentido de tenerte, déjame por un segundo comprender lo que te acontece” Y yo, sola, ahora que te preciso sin entenderlo, ahora es cuando te veo rendido a mis pies, llorando por mí, llorando por…

Soy yo

Nombras mi nombre, y aun no me conoces, buscas pecados o el sentido que lo roce. Proclamas lo tuyo, aun siendo mío, pues a tus ojos, ¿cuál será lo vivido? Temes o ríes al mismo tiempo, no sabes la razón de enamorar, y menos de abominar, sin embargo odias por amar. Dime qué hablas… y dime pues lo qué…